La tela puede anexar poco extra a esas páginas de reserva de chatarra. Nunca tires estos retazos de tela, ya que siempre habrá un ocupación para ellos en tus álbumes de cortaduras. ¿Por qué no intentas pegar tus fotografías a la tela para conseguir un aspecto poco diferente?

El fieltro es una de las telas más versátiles y fáciles de usar en tus álbumes de cortaduras y, lo mejor de todo, no se deshilacha al cortarlo. El fieltro asimismo está apto en fantásticos colores. Puede cortar o perforar el fieltro en formas que se pueden pegar con pegamento o coser en su ocupación. El fieltro asimismo es excelente para recortar humanidades para sus títulos, utilizando una fuente impresa como plantilla.

¿Por qué no probar esta idea para poco diferente? Puede usarlo para sancionar sus fotos, o incluso otra cámara de tela en la que haya cosido un revista.

Comience cortando un trozo de fieltro de 1 cm más holgado que la tela o la fotografía que desea sancionar. Retazo los bordes lo más apretado posible con rejas.

Luego use un recreo de punzones de cuero para hacer un pequeño agujero en cada punto del borde dentado. Ahora solo necesitas usarlo como un tapete para lo que necesites atar encima. Esta idea de reserva de chatarra es una preeminencia muy agradable.

La tela tejida común asimismo se puede usar para tapizar, pero recuerde que se deshilachará cuando la corte. Con esta idea de scrapbooking, podría convertirse en una preeminencia, ya que podemos rendir los bordes deshilachados para aportar detalles decorativos. Para obtener mejores resultados con esta técnica, elija una tela donde los hilos de urdimbre y trama sean de diferentes colores.

Use tiza de modista y marque un trozo de tela del tamaño de la foto, más el encantado que desea deshilachar, cerca de de la foto. Corta con cuidado la tela en la dirección de la fibra. (Asegúrese de cortar con el espinilla y no en diagonal o no se deshilachará perfectamente).

Luego tira de los hilos a lo liberal de los bordes para deshilachar la tela hasta la profundidad que necesites.

Grabe la fotografía en relieve sobre la tela levantando tenuemente la fotografía con respaldos de espuma. Use espuma y cinta adhesiva de doble cara a lo liberal y encantado de la foto. Asegúrate de que la foto esté centrada entre los bordes deshilachados de tu tapete.

NB: Recuerda que la tela solo se deshilacha en las fibras rectas y no podrás deshilacharte en una curva, por lo que las esquinas deben cortarse en ángulo derecho.

Fuente porMichel Maling

Compartir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.