Cuando nos preparamos para un evento social o profesional, ¿Cuántas veces abrimos las puertas de un armario satisfecho de ropa y no encontramos ausencia que nos vaya admisiblemente?

Seleccionamos un traje y encontramos que la cremallera está rota. A la única camisa a movilidad le desliz uno o dos ordenanza. Tal vez hemos engordado un poco sin darnos cuenta y no nos queda tan admisiblemente como debería, lo que puede ser un problema cuando la primera impresión debe contar y ser positiva.

Luego están las compras impulsivas que se veían admisiblemente en la boutique bajo la iluminación favorecedora del vestidor, pero de alguna forma no llegaron a casa y han estado languideciendo en el armario desde entonces, sin usar ni cortejar.

Otras prendas pueden ser demasiado cortas, demasiado largas o encontrarse un poco anticuadas. Tal vez sus propios gustos asimismo hayan cambiado.

Esa podría ser una gran excusa para una juerga de gastos, pero ¿Cuántas personas pueden permitirse una renovación completa del cómoda en las condiciones actuales?

Incluso es posible que la ropa que tienes no sea inservible de todos modos si se les ha regalado un poco de tiempo y atención con la ayuda de un modisto habituado, para aquellos que no tienen las habilidades para hacerlo por sí mismos.

Reemplazar una cremallera requiere poco de diplomacia y es mejor que lo haga un profesional, pero ¿por qué no consultar a una costurera para investigar si algunas o todas estas prendas se pueden reorganizar, reparar o modificar?

Las costureras capacitadas pueden hacer mucho más que alteraciones. A menudo, asimismo tienen llegada a molduras más nuevas, así como experiencia en asesorar a los clientes sobre colores y estilos que aprovecharán al mayor su apariencia y color.

Este no es un servicio solo para damas. Los hombres asimismo son mucho más conscientes del estilo que ayer y es probable que sean juzgados por su apariencia, especialmente en un entorno corporativo.

Un traje que les quede admisiblemente y que les haga ver admisiblemente es importante para ellos en muchos entornos de trabajo y oportuno a que, en común, los hombres tienden a hacer que un traje dure más, existe el aventura de que se necesite un cuidado adicional para estirar la tela en las rodillas, los codos o rodeando de las caderas. Tal vez asimismo se necesitarán modificaciones de vestuario para que se ajuste como lo hizo una vez para tener en cuenta el peso y otros cambios corporales.

Es útil tener una primera consulta para tener una opinión objetiva sobre tu prenda y una indicación del precio de su mejoramiento. Puede ser que un vestuario “nuevo” completo sea posible por menos del boleto de transacción de una cantidad equivalente de conjuntos.

Copyright (c) 2011 Alison Withers

Compartir

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.